Saturday, April 25, 2009

Debo creerle

Busco en el fondo

la luz.

Alguien me ha dicho que allí

habitan seres que palpitan.

Debo creerle.

Debo entender esa suma

como una fracción de mis costillas.

Debo aprender ciertos fuegos

que nunca supe prender.

Debo dormir madrugadas silentes,

cocidos los tímpanos,

calmadas las furias de la inocencia.

Alguien me dice que allí

habitan seres que palpitan.

Debo creerle

porque me quedan pocas cosas

que creer.

Debo creerle porque ella vino sin que

yo se lo pidiera.

Pero también entiendo que

la sorpresa es a veces algo muy bien calculado.

Multiplico restas que se adicionan a lo que divido.

Divido las sumas que he restado a lo que se multiplica.

Multiplico las restas que no asumo.

Adiciono múltiplos que no se dejan dividir.

Debo creerle porque me ama

aunque soy su perfecto desconocido,

ese que llama cuando no funcionan las cosas

y el sol calienta pero no quema

y la luz arde pero no alumbra.

Debo creerle porque he cabalgado su sombra

con placer algunas tardes que vuelven siempre

a la memoria como mitos innombrables.

Debo creerle

porque si no

qué hago.

© Ernesto González, 2009

6 comments:

Anonymous said...

Quien fuera ella!
n

susana said...

exactamente cierto, así es, debo quererlo porque sinó, qué será de mí

David Lago González said...

Excelente poema. Y el cierre es un mazazo.

Ernesto G. said...

N, muchas quisieran haber sido Annabel Lee, no? Saludos.

Saludos, Susana.

Gracias, David. Se extrañaban sus visitas. Saludos.

Isis said...

Bello, querido Ernesto.

Ernesto G. said...

Muchas gracias, Isis. Saludos.