Sunday, September 28, 2008

Abrías tu boca para esperar mi furia


Abrías tu boca para esperar mi furia

y yo pensaba en las noches

en que no existías

y yo vagaba por aquella ciudad fantasma

mirando trenes que se detenían

para esperar a otros, pero no a mí.

Abrías tu boca para esperar mi furia

y yo recordaba el olvido de vivir entre sombras,

aquellas silabas estériles,

los ruidos incesantes, tan vacíos.

Abrías tu boca para esperar mi furia

y yo recordaba el frío de la otra ciudad

donde toqué la nieve y fui feliz,

ese mágica ciudad que regresa

a mí en el olor de este vino

que saboreo

mientras abres tu boca

para esperar mi furia.

6 comments:

Zoe said...

Abro la boca para festejar tu poema.

TIROFIJO said...

http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/09/pasando-el-cepillo.html

Ernesto G. said...

Gracias, Zoe.

Isis said...

Me ha gustado tanto que me hace soñar.

Ernesto G. said...

Soñar no cuesta nada o casi nada que no es lo mismo pero es igual... :) Gracias, Isis.

David Lago González said...

me gusta mucho, es magnífico
sensual?
sensualmente furioso?
furiosamente sensual?