Saturday, November 29, 2008

Cosas de cuervos

Raven

                  I

Una noche soñé que un cuervo

con pico de oro

entraba a mi casa.

Al otro dia en la mañana,

no encontré a la cotorra en su jaula.

        

             II

Una vez un cuervo

quiso hacerse el gracioso

y golpeó a la puerta

de un viejo mesón.

Fue su último chiste:

El posadero practicaba la taxidermia.

           

           III

Ayer mientras con voz grave

y misteriosa leía “El cuervo” de Poe,

mientras repetía con tono de ultratumba

la eterna frase: “Nunca más, nunca más”,

me sorprendió la voz de mi loro que decía y decía:

“Hoy es siempre todavía.”

4 comments:

Zoe said...

Buen chiste, buen poema.

Ernesto G. said...

Gracias, Zoe. Tratando de divertirme un poco. Saludos.

Isis said...

Cada vez que veo cuervos, muy a menudo, a diario, y los oigo graznar, también con mucha frecuencia, pienso en el poema de Poe, y en qué c...se estarán diciendo los cuervos entre ellos, porque es innegable, creo, que se comunican.
Ahora agregaré tu poema, Ernesto.

Ernesto G. said...

Los cuervos claro que se comunican, Isis.
Saludos.