Saturday, November 29, 2008

Nota biográfica y linguística

Soy habanero. No de pura cepa, les aclaro. Pero nací en la Habana. Recuerdo una vez en la universidad estaban haciendo un estudio sobre la pronunciación de los capitalinos y la profesora que estaba a cargo me dijo que no podía utilizarme porque yo era habanero de primera generación. No era suficientemente habanero. Aunque mi pronunciación del español es la del típico habanero (por ejemplo, doblo las consonantes que van después de las erres “poqque” pronunciar la erres me parece algo ajeno, forzado). Mis padres, como mucha gente del campo, habían escapado del pueblo en la década de los cincuenta con la esperanza de encontrar mejor vida en la Habana (en los sesenta encontraron algo no muy agradable, pero eso es otra historia, que ya contaré en su momento). A mí me sucede lo que a Cabrera Infante, pero al revés. Los recuerdos más vivos que tengo no son de la Habana sino del campo, de los dos meses que pasaba cada verano en el antiguo pueblo de mis padres. A la Habana la aprendí a apreciar más tarde, en mi adolescencia. Pero los recuerdos de la infancia están mayormente ligados a las temporadas que pasaba cada año en un pequeño pueblo de Matanzas.

4 comments:

Zoe said...

Bueno, Matanzas, la Atenas de Cuba...

Ernesto G. said...

Asi es. De la ciudad de Matanzas tengo muy buenos recuerdos tambien,

Verónica said...

Hola, Ernesto, yo adoro La Habana y soy muy habanera, bastante citadina y "vedadense" completa, pero debo admitir que pronunciamos a veces muy mal, como si quisiéramos alejarnos, como dices, de una mejor pronunciacion para mantener que sé yo de distancia con, por ejemplo, los de la zona central del país. Qué bien se habla en Camaguey, por cierto! Pero es lo que a nuestro oído suena como normal, más familiar: comernos sílabas al final de las palabras,una entonación rápida. ¿Ya se habrá hecho un estudio sobre el habla habanera?
Con saludos habaneros,
Verónica

Ernesto G. said...

Verónica, me imagino que ya se deben haber hecho estudios, no sé si se han publicado. Es algo en evolución también. Dice un amigo que él percibe una una entonación diferente en los nuevos habaneros. Me puso como referencia a la hija de Pablo Milanés (Haydeé) , la forma que habla y canta. Dice que la gente que llega de la Habana ahora tienen esa entonacion. No sé. ¿Qué dirían los estructuralistas?